Actos de terrorismo
Información sobre ...

Asesinatos de John Granville y Abdelrahman Abbas Rahama 

Khartoum, Sudán | 1 de enero de 2008

El 1 de enero de 2008, el ciudadano estadounidense y empleado de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID), John Granville, y su conductor sudanés, Abdelrahman Abbas Rahama, fueron asesinados a tiros cuando se dirigían a su casa de una celebración de la víspera de año nuevo en Jartum, Sudán.  Dos grupos reclamaron por separado la responsabilidad por el ataque: La hoy desaparecida Al-Qaida en la Tierra de los dos Nilos (AQTN) y Ansar Al-Tawhid (Partidarios del Monoteísmo).  

El sistema legal sudanés sometió a juicio y condenó a cinco hombres por su participación en los asesinatos.  Abdelraouf Abu Zaid Mohamed Hamza, Mohamed Makawi Ibrahim Mohamed, Abdelbasit Alhaj Alhassan Haj Hamad, y Mohanad Osman Yousif Mohamed fueron condenados a muerte en la horca, pero escaparon de la cárcel un año después de su condena. Según informes, Mohanad falleció en Somalia en mayo de 2011.  Abdelraouf fue recapturado por las autoridades Sudanesas.  Makawi y Abdelbasit siguen prófugos.

Abdelrahman Abbas Rahama, de 39 años, nació en Juba, Sudán. Comenzó su carrera en la USAID en 2004 como uno de los miembros originales del Equipo de Respuesta para Ayuda de Desastres para Darfur, de la USAID. Fue contratado como conductor para la misión USAID/Sudán en Jartum en noviembre de 2005.

John Granville, de 33 años, era de Buffalo, Nueva York. Había estado trabajando en programas de democracia y gobernabilidad de la USAID en Sudán por más de tres años, ayudando a distribuir miles de radios solares al sur de Sudán, región aislada por más de dos décadas de guerra, para informar a los ciudadanos de sus derechos y ayudarles a prepararse para las elecciones.  Granville se desempeñó de 1997 a 1999 como voluntario de los Cuerpos de Paz en Camerún  y recibió después una beca Fulbright para llevar a cabo investigación independiente en Camerún. 

El Programa de Recompensas por la Justicia ofrece una recompensa hasta de $5 millones a cambio de información que permita capturar y enjuiciar a los responsables de este atentado.

Víctimas

Foto de John Granville
John Granville
Foto de Abdelrahman Abbas Rahama
Abdelrahman Abbas Rahama