Los más buscados
Información que permita capturar y enjuiciar a...

Abu-Muhammad al-Shimali

Recompensa hasta de $5 millones

El Jefe Fronterizo del Estado Islámico Principal de Irak y de Levante (ISIL), Tirad al-Jarba, mejor conocido como Abu Muhammad al Shimali, ha sido asociado con el ISIL, antes conocido como Al Qaida en Irak, desde 2005. Ahora sirve como funcionario clave en la comisión oficial en el Comité de Inmigración y Logística del ISIL, y es responsable de facilitar los viajes a terroristas extranjeros combatientes principalmente a través de Gaziantep, Turquía, y hacia la ciudad fronteriza controlada por el ISIL de Yarabulus, Siria. Al Shimali y el Comité de Inmigración y Logística coordinan las actividades de contrabando, las transferencias financieras, y el movimiento logístico hacia Siria e Irak desde Europa, el Norte de África y la Península Arábiga. En 2014, al Shimali facilitó el viaje de Turquía a Siria de potenciales combatientes del ISIL desde Australia, Europa, y el Medio Oriente, y administró el centro de procesamiento del ISIL para nuevos reclutas en Azas, Siria.

Los Estados Unidos y la Coalición Mundial de más de 60 socios internacionales están comprometidos a diezmar y en última instancia derrotar al ISIL. El logro de este objetivo requiere múltiples líneas de esfuerzo que se refuercen entre sí. Una de las líneas de esfuerzo claves de la Coalición es la de restringir el flujo de terroristas extranjeros combatientes. Este enfoque agrupa la seguridad nacional, la aplicación de la ley, el sector de la justicia, la inteligencia, los diplomáticos, los militares, la capacidad de construcción y los esfuerzos de intercambio de información.

Más de 25.000 terroristas extranjeros combatientes de más de 100 países han viajado a Irak y a Siria. Los campos de batalla en Irak y en Siria proporcionan a los terroristas extranjeros combatientes experiencia en combate, entrenamiento en armas y explosivos y acceso a redes de terroristas que pueden estar planeando ataques dirigidos a Occidente. La amenaza compartida de terroristas extranjeros combatientes ha promovido una cooperación aún más estrecha entre las agencias federales estadounidenses y los socios internacionales, que permite potenciar todos los medios disponibles para interrumpir el flujo de combatientes y en última instancia derrotar al ISIL.